¿Cómo saber si un chico que le gusta en la escuela secundaria

Aquellas veces que vi a la muerte.

2020.08.01 05:57 vicvegajuas_36 Aquellas veces que vi a la muerte.

Supongo que para estar al borde de llegar al 20% de mi vida (suponiendo que no muera antes de los 80) la muerte ha estado muy presente en mi corta vida. Tengo 5 "historias" que creo que valen la pena contar. En cada una el miedo estaba presente, y más que nada en la última. Pero empecemos por el principio.
Si no mal recuerdo, la primera experiencia que tuve fue con algún pez. Siempre he sido un fan de la acuariofilia. Obviamente que a mi temprana edad de 3 o 4 años no podía meter mano en la pecera, ese era un asunto más de mis padres. Pero era el que más la miraba. Vaya, que mi vista estaba perdida en ese tanque lleno de peces coloridos y hermosos. Y sin venir a cuento, miro por donde la vista usualmente no llega, y ahí está... Un pez que le han arrancado la cabeza mientras es devorado por los demás. Por aquellos compañeros con los que compartió su vida. No sabía muy bien qué pasaba, así que lo trataba de ignorar, aun cuando me daba cierto disgusto.
Pero eso solo fue el principio. Me gustaría que, en beneficio de la narrativa pudiera ir subiendo las cosas poco a poco, pero la vida no me dejó. Mi siguiente experiencia fue no un peldaño más arriba, sino un piso.
Vacaciones, en algún punto entre 2009 y 2011. Un pariente lejano fue asesinado a tiros. Yo no sabía quién era, ni siquiera a que familiares debería apuntar la mirada para medianamente comprender a quienes estábamos yendo a visitar al otro lado de país. Un viaje en carretera sorprendentemente divertido de unas 7 horas fue lo primero que me tocó. Hasta hubo una "canción de viaje" (Vuela Vuela, de Magneto. Aunque estoy seguro que realmente me estoy equivocando). Vamos, que por al menos un rato, todo parecía un viaje de vacaciones. Hasta que llegamos a una parte donde un cartel verde enorme anunciaba en una forma medio tenebrosa el nombre de aquel pueblo. Recuerdo que, casi de forma automática, apagaron la música. Pregunté el por qué, y la respuesta fue "Respeto al muerto"
No creo que pueda entender, incluso aun hoy en día el porqué de eso. No creo que ningún muerto pierda el tiempo en ir a regañarte, gritando "¡Apaga tu puta música, o no me muero!" Da igual.
Y la duda en mí no paró. Llegamos a la casa de esas personas una hora después. Me quedé pensando si el muerto me estaba oyendo. Y en el momento que una nota saliera del auto, reviviría o algo. Llegamos a la casa de la madre de este chico, todo era lúgubre. En este hermoso país (México), la muerte es diferente en cada lugar. Hay algunos que celebran casi de forma literal, va medio pueblo, tiran cohetes, sirven comida... y en otros es más ligero. Entierra y vámonos. Esa vez, era lo primero. Dios, pero vaya que era raro. Medio mundo estaba pálido. La madre del chico no la recuerdo mucho, pero era la que mejor se lo tomaba por lo que podía ver. Y ahí estuve, preguntándome si debía estar triste, o normal por una persona que ni siquiera sabía cómo era su cara, pero cuyo cuerpo en medio de la casa, guardado en una caja blanca. (y la vida me enseñaría, casi una década después de lo mal que estaba en sentirme "normal" ante la muerte de un desconocido, pero en un momento vamos a eso)
Siguiente día. Toda la familia está con mejor "ánimo". Era hora de llevar el cuerpo. Llegamos al cementerio, y nosotros nos mantenemos alejados del lugar de la familia. Y la madre, abrió el cajón, miró el cadáver, lloró, y lo cerró. Fue algo corto. Pero mi mente me ponía esa morbosidad de querer ver el cuerpo. Pensaba que aún tenía agujeros, o que estaría sangrando. Cierran finalmente ese cajón, y con una grúa, en un hoyo probablemente hecho en la madrugada, metieron el cajón. Ahí pasaron muchas cosas que pude comprender a medias. Alguien se tira a ese hoyo, lleva una especie de jícara con lo que creo que eran gusanos, y los coloca dentro del ataúd, abriéndolo lo justo para meter eso. Después, a todos nos dan una rosa. Aun me pregunto qué estaba pasando por mi cabeza, pero sentía que era un juego. Quien pudiera tirarla en el mero centro del cajón, ganaba. ¿Por? No lo sé, ideas retorcidas de un niño. Y se acabó. Cuando nos largamos de ahí, ya en la noche, me puse un poco feliz.
Al fin podía escuchar música de nuevo.
El tiempo pasó, e ignorando a la muerte de un perro que convivió con nosotros menos de una semana, y uno que otro pez... todo estaba tranquilo.
Lo más cercano que llegué a ver a eso, fueron mis propios intentos de matarme. No, nunca fue nada peligroso, pero supongo que estuve cerca. Lo peor que me pasó es que me drogué con unas pastillas que ni siquiera sabía para qué eran. Y, ahora que lo pienso, diablos. Tenía unos 9 años cuando eso pasó. En ese momento estaba mal, pero no sé qué me llevó a pensar a hacer eso. Supongo que la idea de que jodería a todos haciendo que no pudieran escuchar música por semanas jeje. Y lo peor no me llegaría, eso sería para la secundaria. Pero eso ya es harina de otro costal, otro costal feo y enorme.
Mi abuela falleció a la mitad de la secundaria. No te engañaré, era una persona que amaba mucho. No solo por la gran persona que era, si no por su relación conmigo. Vamos, que era el nieto preferido (de entre unos 15) y era un honor. Más que nada creo que porque éramos amigos. Buenos amigos...
Todo fue repentino. Esteba en el cine junto a mi papá en una noche de jueves, viendo el estreno de "Star wars: Los ultimos jedi", y mi madre le habla a mi padre. Me dice con cierta tranquilidad que mi abuela está mal, y si deberíamos salirnos e ir a verla. Pero su tono de voz era muy casual. Demasiado... No era la primera vez que ella se ponía mal. Venga, que ya llevaba 85 primaveras. Así que le dije que mejor la buscaríamos mañana.
Viernes. Es un día espectacularmente feliz. Tenía mi clase favorita, a mis amigos, y simplemente era el hecho de ser viernes. Pero a la salida veo a mi madre, vestida de negro. La saludo, y la noto muy seria. Mi primera pregunta, era como estaba mi abuela. No hay respuesta. Insisto. No hay respuesta. Me enojo un poco, y tratando de dejar de lado ese pensamiento que estaba dominando mi cerebro le pregunto una vez más. Todos los hijos conocemos a ese lado inusual de nuestros padres, aquel lado frio e incómodo. Y ese lado se manifestó al decirme que me diría en el auto.
Y sentado, un poco mareado y con mi corazón desbocándose fue como me enteré que mi abuela había muerto. Trataron de decirme de una forma dulce, pero creo que fue para peor. La verdad, fue todo muy triste al principio. Y fue por un par de años la vez que más miedo pasé. Llegar a una funeraria, y entrar a aquella sala privada, con mis familiares llorando y vestidos de nuevo de negro.
Pero cuando el miedo llegó sin avisar, fue cuando mi madre me obligó a ver al cadáver de mi abuela. Me resistí. No quería. Definitivamente no. Pero, una cuestión de religión, o, quizás la necesidad de que yo también sufriera lo que todos pasaban, tuve que verla tras ese cristal. Y ahí estaba. No sé qué decir realmente sobre esto. Se veía en paz al fin. Y eso era un poco reconfortante.
Las horas pasaron, y más gente llegaba. Hubo un rezo, en la última noche. No aguante. No, no podía soportar estar por media hora rogando porque el alma de mi abuela no fuera al purgatorio. Era algo horrible. Y, con todo respeto a la gente que cree en dios, todo aquello fue una de las razones por las que hoy en día me considero agnóstico. Ese tiempo durante el largo rezo fue horrible. No me sentía "agarrado" por dios. Me sentía simplemente abandonado, rezándole al aire por el alma de una persona que en vida fue un pan de... dios.
Pero llegó el siguiente día. Al entierro llegaron, al menos creo yo, más de 70 personas. Ahí me di cuenta de una cosa. Por más triste que fuera la cosa, mi abuela tuvo 85 años para hacer lo que quisiera con su vida. Y se veía reflejado en la cara de los demás. Más de 70 personas, deprimidas por la partida de una persona así. Y ahí... ahí más que nada empecé a sentir respeto. Su tiempo en esta tierra había terminado, pero la había usado para ser una gran persona. Y para sacar a adelante a los demás. Y, cuando la enterraron encima de mi abuelo, quien se había adelantado hacía más de 18 años, si, estaba llorando... pero al mismo tiempo no podía sentirme tan orgulloso y suertudo de haber compartido una buena parte de mi vida con alguien así.
Al menos yo sí... porque mis tíos... tremendos bastardos. Me reía de los chistes de los terrenos de la abuela, pero santo dios. No creía que en menos de 72 horas tras estar bajo el suelo, mis familiares mostrarían su verdadera... saña.
Cuando la navidad llegó, la familia estaba destrozada. Y no tenía miedo de que jamás nos veríamos de nuevo. De hecho... me sentía tranquilo al entender lo pendejos y roñosos que eran.
La muerte quiso divertirse una vez más. Y, en menos de un año, se llevó al tío más veterano. No habría pasado un mes de la muerte de mi abuela cuando el cáncer llegó.
Él fue una buena persona durante 60 de sus 61 años vividos. Pero cambió. No sé si culpar a algo en específico. Pero simplemente, algo salió de él. La verdad es que no me daría miedo decir que fue un poco cabrón un par de meses antes de la tragedia. Pero es lo que hay con la muerte. Y mi tío, mi tío sabía cuándo moriría. No creo que estuviera listo para ver a la muerte de frente los primeros meses (de ahí porque se convirtió en un cabrón), pero al final, él y su familia lo aceptaron. Y, la vida, como queriendo jugar con nosotros, de nuevo nos informó con una llamada mientras que estábamos viendo una película, de que estaba grave. Pero al menos esta vez, estábamos seguros de que "eso" pasaría.
Supongo que la historia se repite en gran parte. De nuevo entre a una funeraria llena de gente llorando, y de nuevo me obligaron a ver su cadáver. Si, se veía muy diferente a aquel tío que conocí en las reuniones familiares, fiestas y quien había sido la primera persona en darme dinero por trabajar.
No me sentía tan mal. De hecho, me sentía mal por no sentirme mal. Y peor aún me sentía porque me reí en su funeral. Estaba con una buena amiga, y la verdad, solo tratamos de animarnos un poco. No, no me burlaba de él. Si no, solo trataba de buscarle la irreverencia a todo esto. Además, si no lo hacía, mi ansiedad me mataría. No soporto los funerales. Es un NO para mí. Ese rollo de tener un cadáver rodeado de gente me parece medio diabólico. Más para ser algo usual en la religión. Aquí solo puedo decir que me sentí... triste de nuevo. Pero, también un poco... ¿agradecido? Por el hecho de que dejó de sufrir. Y, eso siempre es bueno.
Pero nada me prepararía para ver la transformación de la muerte en carne propia.
Pasaron 2 años. Y finalmente estaba en la preparatoria. No me iba mal. Me sentía en un lugar donde, aunque aún estaba la inmadurez clásica de adolescente, no todos eran unos sínicos de morondanga. Las personas que odiaba se habían ido, y aquellos que no, pareció que el hecho de que los "malotes" dejarán el colegio, les había dado la libertad para actuar como eran realmente.
Llega el día. Viernes, última clase. Aquel maestro de Física que era apodado de forma cariñosa como "Frozono" por su aspecto ridículamente parecido al personaje de Pixar dejó un proyecto:
Ir a un parque de atracciones y hacer los cálculos para medir cuanta velocidad hace un juego.
¿Sencillo, no?
Además, iría con mi equipo de física. Sería la primera vez que saldría con mis amigos un día entero por decisión propia (bueno, obligada por un maestro solo un poco).
Sentí un poco como si creciera. Que ya estaba haciéndome el "adulto" (con 14 años...)
Y llegó el sábado. Inclusive me levanté temprano ese día. Salí con mi madre y llegué al lugar donde debíamos ir. Y los encontré en la mera entrada. Nos saludamos, reímos y entramos... sin saber que habíamos entrado en una ruleta rusa de 20 personas.
Hicimos esa madre de experimento. Y, algo que noté desde el principio era que todo era viejo. Pero suponía que era normal, con la "historia" tan larga de ese lugar. Tras subirnos a ese juego, y tomar el tiempo, suponíamos que era todo. Pero, la única adulta que estaba en ese momento con nosotros, decidió que nos compraría un pase para todo el día. Su hijo es una persona solitaria, y se sentía feliz de vernos juntos como amigos.
Y el revólver con veinte balas comenzó a girar. Con las balas yendo y viniendo. Sin saber si dispararía las veinte, o si se atascaría...
Mi amigo estaba aterrado de mi propuesta de subirnos a todas las montañas rusas. Y yo quería empezar con la más vieja. Una bella montaña de madera blanca. Pero a él le aterraba. Y no lo negaré, a mí también. Pero yo estaba convencido que debía perderles el miedo. Por lo que di la idea de finalmente ir primero a la más nueva. Una de metal que parecía no tener más de 5 años ahí.
Vamos, y la fila es sorprendentemente corta. No más de 30 personas. Llegamos. Va la primera vuelta. Seguimos siendo treinta. Hablamos de cosas banales. Segunda vuelta. La fila preferencial nos mantiene con 25 personas. Ahora nos quedamos sin temas de conversación. Tercera vuelta. No había muchos en esa fila preferencial, por lo que ahora somos 16. Bromeo con la película de Destino Final 3 al ver bien el juego, que estaba en terrible estado. Risas. Silencio. Cuarta vuelta. Parece ser nuestro turno. Pero esa fila preferencial... esa cosa salvó a aquellos que pagaron un poco más. El número se queda así y seguimos de pie... Quinta vuelta. Durante esta, llega un par de parejas. Jóvenes. Nunca me dirigieron la palabra, pero automáticamente me cayeron bien. No llega nadie por la fila preferencial. Al fin vamos todos. Estoy un poco nervioso, pero sorprendentemente feliz para lo que estaba a punto de hacer. Los tres queríamos ir en la parte de atrás. "¡Se siente mejor!" o "está con madre el jalón"
Pero, hubo algo en mí, que me dijo que deberíamos respetar la fila. Casi cuando mis amigos estaban por entrar en el vagón. Y nos metimos al penúltimo. Ahora estaba muy feliz. Y la máquina comenzó a andar justo cuando el dichoso último vagón estaba siendo asegurado. Ahí iban esas dos parejas. El juego comienza. Una enorme cuesta nos presenta el camino. Y sin saberlo, el revólver ya estaba listo, cargado y apuntando. Llegamos a la bajada. El juego para un poco sin detenerse.
Y caemos. Empiezo a gritar. Estoy gozando esto. Estoy feliz. Ya no le tenía miedo. Bajamos a más de 60 kilómetros por hora. Tomamos una curva y el juego vuelve a subir.
Y caemos. Pero esta vez llega mi mayor miedo. Los loops. 2. Los tomamos sin siquiera darnos cuenta de lo que pasaba. Volvemos a subir una vez más a por el último loop.
Y caemos. Tomamos el loop, estoy gritando a todo pulmón. Una fuerza gigantesca provoca que mi cuerpo vaya hacia abajo. Un fuerte golpe se escucha. Mi pierna. Mi pierna duele mucho de la nada. Subimos de nuevo.
Y caen. Una pequeña bajada es tomada con mucha fuerza, pero la subida ya no. El tren empieza a columpiarse al no tener fuerza. Puedo levantar al fin la mirada.
Mi primer pensamiento fue que había sucedido un error. Que pronto volvería a su normalidad y terminaríamos el recorrido. Mi siguiente pensamiento fue que estaban ya preparándose para Halloween desde septiembre, ya que había un vagón estrellado en el suelo. Simulando un accidente.
Tuvieron que pasar segundos para que mi mente se coordinara con mis ojos. Ese adorno tenía a dos personas. Y aquel vagón no era un adorno. Hace menos de cinco segundos estaba detrás de nosotros.
A algo se dirige mi vista. Como cuando la pecera. A ese lugar incómodo donde la vista no debía ir.
Ahí estaba el pez. Solo que era el joven simpático. Y al igual que ese pez, le faltaba una parte de la cabeza. Sentí una coordinación bizarra, ya que cuando comprendí lo que estaba pasando, y empecé a gritar, todos los demás se me unieron.
Miré a mi amigo. Tenía sangre en la cara. De nuevo voltee a mirar el juego. La sangre estaba hasta lo más alto de este. Y vuelvo a mirar a ese joven. Está aún vivo. Con un espacio en su cabeza donde hay un charco de sangre, más otro que hay en el suelo con restos de carne. Y ahí fue la vez que más miedo sentí en mi vida. Estaba viendo por primera vez a la muerte en todas sus fases. Ví como el chico, desorientado y con su playera blanca que revelaba la cantidad de sangre que perdía, tratando de mirar a su pareja. Tratando de abrazarla. Tratando de levantar su cabeza, ya que por la posición del carro literalmente se le estaba saliendo el cerebro. Y finalmente, se dejó de mover, en los brazos de su novia.
Casi dos minutos después alguien se asoma a ver que estaba pasando. Cuando esas personas que parecían no ser las que deberían salvarnos, hacían lo que podían por sacarnos de ahí me dí cuenta de algo. Faltaban los otros dos. Y le preguntaba a mi amigo que tenía la cara pálida, y la sangre cayendo por su mejilla donde estaban. Nada. No hay respuesta. Y sin saberlo, uno de ellos estaba tirado un poco adelante del vagón, sin que ninguno de nosotros lo viéramos. Muerto. Y la otra chica, estaba viva, pero aun así tirada.
Nos quitan la seguridad y nos ayudan a bajar. Sigo aterrado por ver como ese tipo esta palidecía más y más con una cara perdida. Y su novia solo lo abrazaba. Aún caía la sangre de su cabeza.
Cuando pude bajar sentí el dolor en mi pierna. Casi tropiezo. Doy una mirada al charco de sangre. Y escucho algo que me parte el corazón. Una niña. No debía de tener más de 10 años. Le llora a su papá por que pisó un pedazo de cerebro. Alguien comienza a vomitar. Una guardia nos abraza y nos dice que todo estará bien. Y, como una última broma de ese macabro juego, miro al suelo tratando de tranquilizarme. Como en una película veo gotas de sangre que cada vez se hacen más grandes hasta que llegan a un pedazo de cráneo con un poco de cerebro. Con una voz débil le pregunto a la guardia si eso es lo que creo, a lo que me dice que sí, y que siguiera.
Nos encerraron en una habitación.
No revisiones médicas, ni tranquilidad.
No escucho nada. Mi cabeza repite una y otra vez la escena.
Cuando recuperé un poco el sentido de todo, solo era caos y más caos. Gente llorando. Gente abrazando a sus familiares. Mi amigo peleando con un guardia y la madre de mi amigo abrazándolo entre lágrimas.
Y al fin, tras lo que pudieron ser 5 minutos, pero se sintieron horas, comprendí lo que pasó.
Vi a alguien morir.
No creo que sea necesario detallar que pasó después. Simplemente tuvimos que salir corriendo de ese lugar. Tuve que dejar la escuela por un mes. Y tuve que tomar hasta una medicación. Me hundí en una depresión y la ansiedad me asesinaba.
Lo pienso, y es irónico. Pero la muerte por la que más he sufrido fue de un completo extraño.
Reflexionado un poco sobre esto, ya a casi un puto año de eso, aquí me doy cuenta de que esa fue la vez que más miedo pasé. No solo por la impresión. Fue algo tan fuerte que hizo que un escritor de horror, que le gusta escribir y ver escenas gore estuviera perturbado por algo así.
No solo porque el tipo murió en manos de su novia.
No solo porque no debía tener más de 20 años.
No solo por la sangre.
Si no por el hecho de ver todo. A lujo de detalle. Y pensar que de alguna forma esa persona estaba viva. Y además, por el hecho de que por nada pude haber sido el que hubiera tenido la cabeza partida. Por un largo momento me culpé a mí mismo. Que yo los había asesinado. Y que era mi culpa. El miedo estuvo conmigo por más de 5 meses. Empecé a verlo. Con la cabeza abierta, sangrando y parado en la puerta de mi cuarto en la madrugada. Ese mismo miedo me perturbó el sueño. Cada que soñaba, era lo mismo. Sangre y montañas. (Inclusive ahora, me tiemblan un poco las manos y me cuesta tantito respirar al escribir esto)
Y, si lo de mi abuela no me había hecho completamente agnóstico, esto si.
Todo mundo le agradecía a dios que estaba vivo. Cosa que creo entender. Lo que ya no, es que me pidieran que yo hiciera lo mismo. ¿Qué le voy a agradecer a dios? ¿Qué me salvó por alguna razón a mí, mientras dejaba que otros dos murieran en mi cara? ¿No pudo evitar todo desde el principio?
Lo dejé en claro. Dios me ha abandonado. Desde hace mucho tiempo. Y yo no tengo ningún problema con eso. Es más, me siento más libre. Y no pienso en creer en algo así. Pero por favor. No me hagan creer en que debo de estar en deuda o algo.
Como dijo en su tiempo el Sr. Ricky Gervais: "Al final se morirán tus padres, tus amigos, y tú"
Y como dijo... (¿Era un filósofo o un científico?) Una persona más inteligente que yo hace mucho tiempo: "El orden de los factores no afecta a el producto"
Juro por dios (espera...) que no quiero terminar en una nota baja porque puedo. Así que tomen esto como una nota cruda, realista y atemorizante que puede que casualmente sea baja.
La muerte es inevitable. Eso es obvio. Y cada quien la verá sí o sí. Si tienes suerte de que de alguna forma nadie de tus cercanos muera, tú lo harás. Ella nos está acechando. Y debemos vivir con eso. Ya ni siquiera creo que debamos actuar como paranoicos. Digo, no te estoy pidiendo que seas imprudente. Matate tú, no a otros. Y si es mejor, deja que algo más allá que tus propias manos lo hagan. No vale la pena. Y si lo vas a hacer, asegúrate de que funcione. Porque si no... Sigues vivo, y arruinado. Da igual. Solo hay dos formas de morir. Sabiendo que lo harás, o no. Vive la vida con prudencia. No te estanques en pensar que de algo hay que morir. Solo acéptalo y continua.
Estoy marcado por la muerte. Mi "corta" edad ya sirve para contar malas historias con ella. Y mi futuro estará ligado con ella. Me gusta el horror. Matar gente con solo el poder de los dedos. Y, además quisiera ser un paleontólogo. Básicamente investigar cosas que están tan muertas que son rocas. Rayos. Yo solo me metí el pie con esto. Mi mayor miedo, creo que no es que me muera, si no que los demás lo hagan. Y tremendas profesiones agarré para tener miedo.
Pero supongo que está bien. Al fin y al cabo la vida termina de un momento a otro. "Estás vivo" "¡Pues ya no, felicidades!"
Es, por más rudo que suene, es un 50% suerte y un 50% tu responsabilidad mantenerte vivo. Una ruleta rusa que te dará sí o sí. Creo que lo que quiero concluir es que por algo estamos vivos. Y también por algo nos morimos tan fácil. Al final eso no importa. Como dicen "Vales más por cómo viviste que por cómo moriste" Cuando estés en el suelo sangrando, en el hospital entubado, cayendo de un avión, o siendo prendido en llamas por un loco, al final solo valdrá la pregunta "¿Hice algo bueno con mi vida?
Y mirarás a la muerte directo a los ojos por primera y única vez, mientras todo se apaga lentamente y tu existencia termina...
submitted by vicvegajuas_36 to eldiario [link] [comments]


2020.07.13 20:12 JuegoTerminado [SERIO] [CONSEJO] Pensamientos en la pandemia: Cuando ya te enfadaste de estar en un negocio y de tu estilo de vida.

Hola erreméxico. Para variarle poquito a los temas de política he decidido postear esto para ver si alguien puede ayudarme a resolver muchas cosas de mi vida, así que aquí va. El flair de Rant se me hizo mucho para esto y como no hay uno de tristeza o frustración por eso lo puse en Ask México.
<------------------------
Lo que la cuarentena puede sacar de nosotros es indudablemente LO PEOR. Este pensamiento tiene meses en mi cabeza dando vueltas y agarrando un poco más de forma con cada ciclo. Normalmente no lo seguía por distintas razones como el estar demasiado agotado a nivel mental para desarrollarlo de la mejor forma posible, o simplemente porque perdía el hilo del tema por una distracción. Algo sucedió hoy por lo que el tema vino a mi cabeza de nuevo, así que aquí voy:
Es el año 2020 y tengo 36 años de edad. Soy Licenciado en Sistemas Computacionales titulado desde 2008, como 460 puntos en el TOEFL, cuento con cédula profesional desde 2009 y gano $9,000.00 pesos al mes.
Mi papá comenzó un negocio poco después de que yo naciera y al que, junto con mi mamá le han estado dando TODA la vida hasta el día de hoy. Omitiremos el giro del mismo porque no es relevante para esto; solamente les diré que es un producto terminado. Quiero dejar este post para tener un poco de ayuda y sí, la principal razón de su origen es el desahogo, la liberación y el descanso.
Como no muchos de ustedes yo vengo de madre sobreprotectora y controladora. Siempre me ayudó con las tareas en la primaria y se aplicó hasta mi etapa universitaria eso de que “la letra con sangre entra” y dio resultado. Desde chico me fue detectada la mitomanía para calmar a mi mamá o llamar la atención y ahora en mi etapa de más adulto a veces la sigo teniendo pero en una incidencia mucho menor. Ya recibí atención profesional para esto hace como 15 años y he mejorado muchísimo.
A bola de putazos fue que realmente destaqué en la escuela y obviamente mi mamá SIEMPRE esperaba un puterísimo de mí (hasta la fecha) y me decía que yo era tremendamente inteligente (y no se imaginan lo horrible que se siente que me sobrevalore así). Recuerdo que se refería a mí en ciertas ocasiones como un ser superdotado (muy en su concepto) pero eso no es nada más alejado de la realidad. A lo mejor viví episodios muy culeros de ansiedad por el cumplimiento escolar y sí, en primaria, secundaria y preparatoria llegué a tener sangrados nasales a causa de esa misma presión de los exámenes porque tenía que obtener el puntaje para que no me mandaran a extraordinario... Un putero de razones por las que llegué a sangrar.
De mi papá, pues también, es un hombre muy estricto con sus hijos y claro que me metió mis putazos con una razón detrás de ellos. Por momentos pequeños de mi infancia lo llegué a ver como mi verdugo por la clásica frase que dice: “Cuando llegue tu padre” y SIEMPRE exigía resultados, especialmente cuando entré a la prepa porque era escuela privada.
El día que le llegué de la prepa con una boleta bimestral con 4 materias tronadas supe lo que era bueno y hasta se concluyó que ya no fuera a la escuela porque no la aprovechaba. No me levanté al siguiente día y vino una cagoteada tremenda porque no me levanté. Y pues sí, me mandaron a la escuela y a enfrentar mis problemas con cálculo diferencial. Tras esto mis papás tomaron la decisión de contratar un maestro externo para que me ayudara con esto y lo hizo muy bien durante el resto del cuarto semestre. Ya no hubo extraordinarios hasta que terminé la prepa.
2003:
A poco más de 1 año de meterme a la licenciatura (elegí esa carrera por razones muy fantasiosas) me di cuenta de que no iba para mí ese pedo. Le conté a mi mamá después de que como pude le oculté que tenía materias tronadas y que las tenía que repetir y que me quería cambiar de carrera pero fue un NO rotundo. Cuando le contó a mi papá por supuesto que no le pareció y más allá de que me buscaron psicólogo en ese tiempo lo único que me dijeron es que yo tenía que terminar la carrera como fuera y como se pudiera. ¿Trabajar y estudiar? Mi papá dijo que no porque si no podía con la escuela, menos con ambas cosas.
Cada maestro de programación que me conocía sabía al poco tiempo que yo era de esos alumnos que eran casos perdidos. Aún tengo textual una frase sumamente franca de un maestro que ya me había dado 2 cursos diferentes de programación en distintas etapas y que parece que desde ese momento me la hubieran puesto con remaches porque jamás se me ha olvidado y me mueve los recuerdos de esa época super culero. Me lastima, me hiere y me deprime pero fue 1001% la verdad:
“Mire señor: Yo le recomendaría mucho que busque asesorías externas o ayuda con sus compañeros porque yo ya no sé qué hacer con usted. Es muy preocupante que no sepa ni siquiera esto que es básico y que lo debió de haber aprendido antes (...) No voy a atrasar a todos los demás porque usted no sabe así que vamos a hacer una cosa: yo le voy a poner todas las asistencias que quedan del curso y le voy a poner el 60 final de una vez para que ya se vaya porque no va a aprender esto tampoco y no lo quiero volver a ver en mi curso. Usted va a asumir las consecuencias de lo que venga después porque usted es un caso perdido y va a ser una burla para la industria. Que le vaya bien y que lo repruebe la vida”.
Y eso del “que lo repruebe la vida” ha pegado muy duro en mi ser y me ha perseguido incluso hasta el día de hoy...
La verdad terminé la carrera porque a huevo la tenía que terminar para no tener problemas con mis papás y no porque yo quisiera. Por poquitito no me gradúo porque ya me andaba cargando la chingada con una materia de programación que ya estaba repitiendo, pero el profe no quería verme en su curso nunca más y me regaló la calificación para que ya me fuera. Esto de regalarme puntos para ya no verme pasó 2 veces con 2 maestros diferentes.
Conclusión de la carrera: No pude aprender programación por más que mis maestros (los que querían y podían) se esforzaron en enseñarme, por más tiempo que me dedicaron y por más recursos que usaban, se cansaron de quererme enseñar y de verdad no pudieron; me evaluaban de forma diferente que a los demás algunas veces (teoría) porque ya sabían que yo no iba a poder hacer los ejercicios o en su defecto me ponían con un cabrón que supiera más y que me fuera diciendo paso por paso cómo escribir las instrucciones para el lenguaje en cuestión (C++, C#, Java, SQL Server etc) y solamente así podía hacer las tareas o los trabajos; por mi propia cuenta jamás lo pude hacer.
2005-6:
No me quisieron contratar en la empresa donde hice las prácticas profesionales por meras preferencias de parentesco con otro de los que antes de terminar prácticas ya tenían planta de medio tiempo en Sistemas y que les ayudaba 2 horas más de las 4 horas diarias que yo podía. Todos los ingenieros de ahí sabían perfectamente que yo aprendí y sabía más que ese cabrón que tenían como asistente del operador del servidor AS400 que había pero lo cubrieron para no reubicarlo con otra persona y no darme el trabajo a mí. Ni pedo... ámonos. En otra chance vengo a hablar con el jefe de Sistemas.
Mid 2007:
Terminando la carrera fui un chingo de veces a buscar al jefe de área para trabajar ahí aún sin pago, pero a la hora de hablar con él jamás se trataba algo más del “Ya propuse lo que me dijiste al director del corporativo de aquí y al director regional, pero no me han resuelto lo de tu contratación, vente para la otra semana ¿no?”
Vergas... bueno... yo vengo para la otra semana.
Y así me la llevé yo creo que como 18 semanas consecutivas y se iba el cabrón todo desesperanzado porque no me querían ahí ni trabajando gratis, sin responsabilidad para ellos y totalmente a prueba, así que me puse a buscar y a buscar pero no encontraba trabajo mas que de programador... puta madre... lo que no aprendí. Tengo que buscar de lo que yo sé y a mí me gusta hacer: Redes, Soporte Técnico y Operación de Sistemas. Las vacantes o estaban ocupadas o no pasaba los filtros por una razón u otra incluyendo la falta de experiencia o certificaciones. Apliqué para un trabajo de soporte técnico y yo era feliz dándole mantenimiento a las computadoras y limpiando y ordenando el laboratorio para tener todo más adecuado para trabajar.
De pronto uno de los programadores ya no regresó a trabajar me mandaron a mí para allá a la semana que entré. Nada más duré 15 días como programador y el mero chingón me dijo: “¿Sabes qué? la verdad no funcionas aquí, no has aventajado nada y necesitamos entregar al cliente; déjala a ella que lo haga *frotándose la frente de frustración*. Desocúpame el escritorio y vete”. Hasta ese momento nunca me sentí más inútil e incompetente en lo que llevaba de vida. Me deprimí otra vez simplemente porque me dijeron algo franco con alguna de mis fallas. Aquí aprendí a ver con mucha más claridad que efectivamente tengo un temperamento de papel y la vida me restregó en el hocico una vez más que no soy asertivo para muchas situaciones.
2008-9:
Tras haber estado trabajando un tiempo de lavador de autos mi mamá dijo: “No, mijito, la verdad es que tenemos un chingo de trabajo nos tienes que ayudar, la verdad tienes qué, tienes qué... así que ayúdanos.
Mira: Ya sabemos que esto de la producción en el negocio no es lo tuyo así que ayúdanos con lo de la calle” y con esto me pusieron a trabajar como “Ejecutivo B” porque en otro puesto (de momento) no podía estar.
De lo que trabajaba con mis papás junté mi feria para el CENEVAL y para pagarme mi título y soy de aquellas personas sumamente afortunadas que lo pasaron a la primera. Esto obviamente no demuestra nada en la vida real y me di cuenta de ello con el paso del tiempo. Para aquellos días donde hubo ese afamado brote de influenza porcina ya tenía mi cédula profesional en la mano y la neta sentí bien chingón a pesar que ese título no estaba respaldado ni con el 15% de conocimientos. Me dio gusto haber podido sacar mis documentos de la universidad donde viví tantas cosas tan malas y tan buenas. El superar eso fue una victoria pírrica.
Vida actual:
Algo que desde siempre nos distingue como familia es la apatía, la asocialidad y el ser poco participativos, lo que agrava en un pequeño porcentaje todos mis problemas.
No se imaginan lo horrible que es ser interdependientes unos de los otros en horarios de trabajo porque la separación de casa y trabajo no existe. Es motivo de presión que me utilicen como emisario para los mensajes, las traducciones, las evasiones con personas, con llamadas o para jugar al teléfono descompuesto entre otras actividades. Es horrible que te hagan sentir indispensable con cualquier tipo de comentario. No saben lo que se siente. Quizá uno o dos que lean esto sí lo saben y estarán de acuerdo 1001% conmigo.
No saben lo culero que es sentir que no tengo los argumentos necesarios para poder hacerles ver a mis papás (especialmente a mi mamá) que también para los temas de trabajo hay horarios. Siempre está viendo cómo hacer más dinero. A veces ya es de noche y debo escuchar por horas todo lo que me dice y estar asintiendo con la cabeza porque si no, se emputa y me grita. Tooooooodo el tiempo ella está dándole vueltas a la cabeza para ver cómo vender más, generar más dinero, más capital. Qué hacer con el material que tiene en bodegas para sacarlo de ahí and so on. Las preocupaciones de cualquier empresario; también puede ser una pinche ambición cabrona o necesidad de dinero que parece ambición, no sé. Yo creo que eso está bien, pero debe hacerse dosificadamente.
Mi mamá tiene problemas de sueño por diversas razones incluyendo la menopausia, la ansiedad generalizada que ella solita se diagnosticó leyendo en Google y el dinero porque apenas se saca para todo lo que se debe de gastar al mes para que el negocio ahí medio camine. Este círculo vicioso de no dormir bien a causa de pensar que no hay dinero suficiente para pensar siquiera en acariciar el término «libertad financiera» es algo que francamente YO NO QUIERO VIVIR.
Hace como 7 años le dije a mi jefa esto de dedicarme a otra cosa y para ella el que yo deje de trabajar en el negocio familiar es motivo de ruina en muchísimos aspectos “Si te vas, me vas a partir la madre” —dice. No sabe usar computadora, no sabe hablar inglés, difícilmente sabe usar un smartphone y así por el estilo y mi papá igual. De hecho mi papá dejó de ir a las clases de inglés como al mes. En una ocasión por mi mutismo creo que alcanzó a percibir mi pinche frustración y todo lo que hizo para evitar que me fuera fue subirme el salario y así ha sido cada vez que le digo que lo conveniente para mí es trabajar en otro lado. Sí... muchísimas veces he dejado de hacer mis labores y cometido errores de tal tamaño que siendo otra persona la hubieran corrido hace 10 años por lo menos.
Dicen que tener negocio propio sí deja un chingo de satisfacciones (según mi papá) y posiblemente sea verdad. He concluido año tras año que posiblemente existan esas satisfacciones, pero con un negocio propio también hay UN PUTERO de deudas que hay que abonaliquidar, un puterísimo de problemas que se deben de atender y a veces considero que un negocio como este es terriblemente absorbente (nunca tenemos vacaciones), que todos dependemos absolutamente de eso para todas nuestras necesidades a pesar de todo el tiempo que demanda y por ratos creo verdaderamente que no tengo escapatoria para la edad que tengo y tomando en cuenta que no sé nada y no sé para dónde puedo irme a trabajar y mucho menos de qué forma me puedo superar. Mi mamá dice que andar de empleado no es bueno y que tengo que ver cómo poner un negocio (wey ¿De dónde?). Parece que la única manera válida de vivir según mi mamá es tener negocio propio y eso también me da un putero de tristeza.
Desde que tengo 10 años mis papás han estado intentando involucrarme totalmente en el negocio familiar y a tener iniciativa para él sin éxito aparente. Ahora que soy adulto mi mamá cada año me presiona más con que aprenda lo que mi papá sabe para que al negocio no se lo cargue la chingada en (de acuerdo a sus estimaciones) 20 años aproximadamente cuando ninguno de mis papás pueda trabajar o ambos fallezcan. NADIE de mis hermanas muestra interés alguno por él y yo por ser el mayor, menos. Mi hermana quiso tener un producto secundario en 2009 y no le resultó para nada el plan; le neceó muchísimo para seguir en la lucha hasta hace como 2 años y con cada año que pasaba el producto se vendía menos y menos (en todo el 2017 no se vendió nada). Ahorita aunque estudió Diseño Gráfico se metió mejor a estudiar una maestría para dar clases de diseño porque el negocio que tenía ya no le resultó por más pelea que le dio y por más dinero que le invirtió. Se cansó y ya no quiso batallar con productos que no se venden ni en línea.
Mi posición al respecto de la sucesión del ownership es que si no encuentran a quién enseñar y poner, la neta que cierren a la chingada y vendan todos sus activos. Muchas empresas de todos los tamaños que producen algo han ido cerrando desde que tengo memoria y una microempresa no sería ni la primera ni la última.
He decepcionado horriblemente a mis padres muchas veces y aún así siguen amándome. Me perturba mucho que lo sigan haciendo porque por la huevonada y el mutismo he hecho cosas imperdonables. Si es que me quedo en el negocio familiar voy a ser un Armando Mendoza de Betty la Fea: Un cabrón muy estúpido, inmaduro, que toma las peores decisiones y que llevará la empresa familiar al matadero para que en menos de un año se acaben como 40 o 50 años de trabajo.
Me falta un putero madurar. Hay un lema que vi hace tiempo y que dice absolutamente todo:
Proteger a un hijo es destruirlo. Resolverle la vida es incapacitarlo.
Realmente no me veo trabajando en otra cosa u oficio que no me implique el empezar de ceros y en ceros y no sé si lo lograré. Durante años siempre fue el tener en la mente el plan de hacerlo, el propósito de hacerlo y el sentir que necesitaba hacerlo. Desde 2010 fue mi más grande sueño poder irme a vivir a Canadá con algún programa de mano de obra calificada pero entre otras cosas no lo pude hacer por falta de un plan y de dinero para ello.
Insertarme en un mundo laboral como el de hoy me va a resultar exageradamente difícil. Siempre he dicho que voy a pasar el mismo proceso que si me hubieran echado una condena de 25 años por un homicidio que no cometí, que con buenos abogados me consiguieron arresto domiciliario, me bajaron la condena y permanecí sin salir de mi casa y sin entender que hay un mundo ahí afuera durante 13 años de mi vida. Quizá esto último es solo una pinche sugestión pendeja y ya.
Desde 2018 cargo una enfermedad autoinmune en el cuerpo y obviamente sé que no en todos lados quieren contratar a personas enfermas, así que por ese lado llevo un chingo de desventaja.
Me encantan los autos, los videojuegos y las computadoras, por lo que de lo ÚNICO que me puedo sentir no tan inútil es vendiendo partes de computadora, dando mantenimiento a computadoras o vendiendo refacciones para autos. Mi más grande sueño es poder vivir del videojuego. La neta no sé qué chingados hacer y esta falta de definición de caminos es lo que me ha atorado terriblemente.
La red de apoyo con la que una persona ecuánime, centrada, madura, que socializó adecuadamente desde chiquito, que sabe bien lo que son las relaciones públicas y tiene un correcto desarrollo y con mínima afectación mental no existe en absoluto en mi caso. No sé a quién de mis amigos pedirle paro. Muchos de ellos se fueron a USA y Canadá y hasta donde sé muy pocos tuvieron éxito y les va super chido allá; otros tantos fracasaron y regresaron a México al poco tiempo. Otros más nunca tuvieron éxito como yo para la carrera y ni idea de qué trabajen. No se imaginan lo chiquito y lo nada que me sentí cuando en una reunión de la prepa (error haber ido) les platiqué a mis amigos en lo que he trabajado/trabajo y lo que gano al mes. De todos mis compañeros hombres que son exitosos en una profesión u otra soy el que más jodido está. Sé que las comparaciones son odiosas, pero a veces no se pueden evitar.
Y sí, a veces me comporto como si tuviera 6 años, me cego en mi mundito viendo videos en YT; viendo literalmente la vida pasar frente al monitor.
La dependencia hacia mis padres sigue existiendo. Con base en los errores que he cometido a lo largo de mi vida a veces puedo sentir que sigue intacta como si tuviera 4 años de edad. Estoy muy cabrón, lo sé.
Me rehúso totalmente a creer que no se pueda estar en el giro de tecnologías de información sin saber programar. Aquellos ingenieros 250k master race que lean esto, me encantaría que me corroboraran esta aseveración y si de verdad no se puede estar, mejor la neta me dedico a otra cosa porque se me haría tristísimo que no hubiera lugar para uno en ese giro. Repito que a mí lo que me gusta de TI es precisamente en lo que menos se gana y de lo que menos trabajo hay, pero eso me gusta hacer y siento que podría ser útil. Desde siempre amé las chambas de soporte técnico y el estar en un site.
Con todo esto que acaban de leer ustedes podrán darse cuenta de que realmente soy una persona sumamente afectada y que no tengo nada de capacidad de decisión.
¿Qué debería hacer? ¿Salirme a la brava? ¿Buscar trabajo en una refaccionaria? ¿Darme un puto balazo? Hace muchos años mi primo me dijo que si viviera en mi casa y con mi mamá ya se lo hubiera dado.
Finalmente con escribir y publicar todo esto busco inicialmente un consejo o que alguien se animara a contarme su experiencia si es que vivió algo parecido a lo mío y cómo es que superó tal nivel de miseria emocional y profesional para darme una idea de cómo proceder sabiendo que cada familia y cada persona tiene sus propios problemas y su propio criterio.
¿Qué cursos tomar a partir de mis estudios previos? ¿Qué libros leer para ajustar mi mente? ¿Qué le dirías a alguien como yo para que salga adelante y que dejara de tener lástima de sí mismo?
Saludos a todos y gracias por leer.
Peace!
------------------------>
submitted by JuegoTerminado to mexico [link] [comments]